Naranjas

La vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico es una sustancia necesaria para el crecimiento y desarrollo normales.

El ser humano no es capaz de sintetizar la vitamina C, así que la debe adquirir con la alimentación incluyendo muchos alimentos que la contengan en su dieta diaria.

Es una vitamina hidrosoluble (que se disuelve en el agua), por lo que el cuerpo no las puede almacenar. Las cantidades sobrantes se eliminan a través de la orina.

Así que las personas necesitan un suministro diario de tales vitaminas. Por suerte son variados los alimentos vegetales que las contienen en cantidad aceptable. Entre los alimentos que aportan mayor cantidad de vitamina C podemos citar:

pimientos, cítricos (naranjas, mandarinas, limones…), tomates, kiwis, col, coliflor, espinacas, melón, patatas…

Por poner un ejemplo, una copa (220 ml) de zumo de naranja recién exprimida, proporciona unos 124 mg de vitamina C, suficiente para colmar las necesidades diarias de Vitamina C de un adulto.

Eso sí, hay que tener en cuenta que la vitamina C se deteriora rápidamente en contacto con el oxigeno, por lo que hay que beber los zumos recién hechos y consumir las frutas al momento de pelarlas. En cuanto al resto de vegetales es preferible comerlos crudos (siempre que sea posible) antes que cocinados. Y si éstos se cuecen, mejor con poca agua y poco tiempo, porque al ser hidrosoluble la vitamina C pasaría al caldo. Claro que… siempre podemos beberlo.

Escribe un comentario