Naranjas

Peeling Corporal con Sorbete de Naranja

Peeling Corporal de Sorbete de Mandarina

Ya nos ha dejado el verano y hemos comenzado la rutina estresante de tener que volver a cumplir horarios, ir y venir con los niños al colegio o pasarnos horas en la oficina sin ver un rayito de sol. Todo esto no sólo afecta a nuestra mente y nos sentimos cansados, desganados y un poco “deprimidos” después de las vacaciones, sino que este estado se refleja como un espejo en nuestra piel provocando que se deshidrate y aparezcan picores, escozor e incluso “escamas”.

La apariencia de nuestra piel habla mucho de nosotros, porque ella envuelve todo nuestro cuerpo y está estrechamente conectada con nuestro cerebro. Ésta constituye un sistema que regula nuestra temperatura, es una barrera ante agentes nocivos como el sol o determinadas sustancias, y principalmente es el primer detector tanto del dolor como del placer. Muchas veces un típico brote de acné, puede significar que nuestra mente no logra controlar una determinada situación emocional.

Por todo esto es primordial que, antes de afanarnos en cuidar nuestra piel –cosa que puede estresarnos aún más-, nos preocupemos por eliminar nuestro estrés acumulado, empezando a conseguir un bienestar general desde la raíz del problema.

Un excelente aliado contra el estrés es un buen masaje y si además va acompañado por un peeling que arrastrará impurezas y células muertas de nuestra piel, mucho mejor.

Hoy os aconsejamos que hagáis un hueco en vuestra agenda y os acerquéis a vuestro centro de estética y solicitéis que os realicen un peeling corporal con sorbete de mandarina. Al estar realizado con este fruto cítrico, nos ayudará a restituir más rápidamente el efecto de luminosidad de nuestra piel y a reactivar la circulación sanguínea gracias al gran poder energizante y rehabilitador de la mandarina entre sus otras muchas propiedades.

Para comenzar, te realizarán el peeling extendiendo por todo tu cuerpo con suaves masajes circulares, aceite de mandarina y zanahoria, y sales. A continuación, procederán a retirarlo con una mandarina empezando siempre desde los pies y subiendo por todo el cuerpo de manera que se vayan disolviendo las sales. Después de esto, te envolverán con un plástico y estarás reposando un cuarto de hora aproximadamente para luego, retirar cuidadosamente los restos de pulpa de mandarina que te hayan quedado en la piel.

Para terminar con nuestra sesión anti-estrés, recibiremos un masaje relajante con aceite esencial de mandarina y crema hidratante que nos dejarán ¡una amplia sonrisa en nuestra cara y una piel reluciente y llena de vida!.

Imagen | Natur-tyme Blog

Escribe un comentario