Naranjas

Celulitis o Piel de Naranja

celulitis o piel de naranja

A pesar que desde siempre, sobre todo las mujeres, se han quejado de padecer celulitis o piel de naranja, hay bastante desconocimiento en este tema y se denomina así a cualquier acumulación de grasa que realmente no lo es.

Digamos que tenemos celulitis sólo cuando vemos aparecer esa textura “acolchada” que conocemos popularmente como “Piel de Naranja”, debido al parecido con la textura original que presenta esta fruta. Paradojas de la vida, justamente la naranja, es ideal para drenar y depurar nuestros riñones y eliminar el exceso de líquidos y grasas de nuestro organismo ayudando a mitigar la antiestética “piel de naranja” que se acomoda en piernas, brazos o estómago.

Hay que tener en cuenta que la celulitis tiene su origen en distintos factores que no debemos ignorar. Primeramente hay una carga genética que nos hace propensos a padecerla pero también su aparición responde a otros desequilibrios –entre otros- de tipo linfático, hormonal o el más normal, alimenticios.

A pesar de lo que se piensa, la aparición de la celulitis es independiente de que la persona tenga obesidad o sea muy delgada, aunque evidentemente, una persona con kilos de más será mucho más propensa a padecerla.

Ahora, ¿qué es lo que pasa en nuestra tersa piel juvenil para que de la noche a la mañana, aparezca la celulitis?. Pues lo que ocurre es que la piel está sujeta a los músculos a través de unos tejidos rígidos que impiden la flacidez. Si éstos debido a la acumulación de grasas o agua se dilatan, tiran de la piel hacia los músculos apareciendo los “hoyuelos” que nos dan ese aspecto de piel de naranja.

Podemos decir que existen tres clases de celulitis según su origen: la adiposa que surge por acumulación de grasa, la fibrosa que depende del colágeno de la piel, y la acuosa que surge por retención de líquidos. Según esto podemos distinguir la celulitis dura propia de quienes practican deporte, la edematosa –que es la menos habitual- y la flácida, provocada sobre todo por bruscos cambios de peso y el sedentarismo.

Aunque cuando las causas que están generando la celulitis no se tratan a tiempo y se deja que este problema se instale en nuestra dermis, es muy complicado eliminarla del todo de nuestro cuerpo, pero los avances científicos y médicos cada día progresan en todos los temas estéticos y nos ayudan a eliminar la celulitis o a conseguir que sea casi imperceptible.

Recurrir a cosméticos, cremas, tratamientos estéticos como la mesoterapia, drenajes linfáticos o ultrasonidos, u optar por alternativas quirúrgicas como la liposucción, pueden ser eficaces en la lucha contra la piel de naranja pero no erradicarán el problema si no realizamos cambios saludables en nuestra vida y abandonamos el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios ya que podemos gastar mucho dinero en tratamientos de vanguardia pero si no tomamos consciencia de las cosas que debemos cambiar, la celulitis volverá a resurgir inevitablemente.

Escribe un comentario