Naranjas

Potaje de garbanzos con cáscara de naranja

Garbanzos

Vamos acercaros hoy una receta muy sana y nutritiva que viene genial para estos días de frío: un suculento potaje de garbanzos con muchas cositas y con cáscara de naranja, ¿curioso, verdad?, pues está buenísimo.

Lo cierto es que comer legumbres debería ser lo habitual en nuestros hogares porque son muy beneficiosas para nuestra salud. En concreto los garbanzos son de las legumbres más energéticas, nos aportan hidratos de carbono de absorción lenta, es decir, que son estupendos para las personas diabéticas y para todo el que necesita energía extra a lo largo del día. Gracias a las proteínas que contienen los garbanzos, nos ayudan a mantener el colesterol a raya y entre otras muchas ventajas, evita el estreñimiento al contener gran cantidad de fibra. También vienen cargados de minerales y vitaminas que nos ayudan a mantener nuestras defensas altas y así evitar enfermarnos.

Hacer entonces un potaje de garbanzos con naranja es de lo más saludable que podamos comer. Nuestra amiga la naranja, como ya hemos contado en otras oportunidades, ayudan a mantener la presión arterial y el colesterol en niveles bajos, son antioxidantes y buenas para prevenir el cáncer, para bajar inflamaciones, ayudan en casos de asma, osteoporosis o fibromialgia.

Para hacer garbanzos, yo recomiendo que se compren naturales y como hacían ya nuestras abuelas, los pongamos toda una noche en remojo en agua tibia y esperemos que se enternezcan.
Lo mejor es hacerlo en una olla a presión – olla exprés- donde le podamos añadir todo lo que queramos y con la presión se cocine todo junto y los sabores se solapen.

No quiero daros una receta concreta porque lo mejor en estos casos es mirar la nevera y echarle imaginación al potaje. Cebollas, ajos, zanahorias, patatas, pimiento verde, judías verdes o berza son unas pocas de las verduras que podrías añadir a tu potaje de garbanzos y para que coja un punto especial, le ponemos la cáscara de una naranja cortada en trozos. Incluso yo, le añado el zumo de la naranja al caldo porque creo que le aporta un sabor único.

Como siempre, ten a mano aceite de oliva virgen extra y laurel, pimienta, sal, comino (que ayuda a la digestión disolviendo los gases) y échalos al gusto.
Por supuesto, puedes a todas estas verduras, los garbanzos y la cáscara de naranja, añadirle alguna variedad de cerdo como chorizo, morcilla, tocineta, jamón o costillas, o por el contrario –y para que no contenga tanta grasa- bacalao. Tanto el cerdo como el pescado combinan de maravilla con la naranja así que sin miedo puedes combinarlos.

Yo personalmente dejo mi potaje sólo con las verduras y la cáscara de naranja porque me resultan más ligeros de comer.

Una vez coloco en la olla a presión todos los ingredientes en trozos pequeños, le añado agua o caldo que tenga previamente hecho; cierro la tapa y con 22 minutos de cocción está mi potaje listo para servir.

Escribe un comentario