Naranjas

Para 2016 practica la meditación de la naranja

Hemos llegado al final de 2016; 365 intensos días que en pocas horas serán historia. ¿Eres de los que vive deprisa y las vicisitudes del día a día le abruman y el año se te ha pasado en un abrir y cerrar de ojos? ¿o eres más bien, de los que se toman la vida con calma y saborean cada momento como si fuera el último?. Inevitablemente para unos y para otros, 2015 nos dice adiós y nos abre las puertas de un 2016 al que cargaremos de deseos y de proyectos.

Parece que fue ayer cuando os estaba deseando un 2015 naranja

Cuando me puse a ver como concluir este año, he pensado en lo importante que es ser consciente de lo que hacemos en cada momento, es decir, que la vida no nos arroye sino que nosotros seamos quienes podamos tener lucidez en cada momento para poder reconducirla y tomar decisiones acertadas. Y para ello, recordaba lo importante que es la meditación “el saborear cada momento de la vida como si esta fuera una naranja”. Porque podemos comer una naranja sin degustarla o podemos deleitarnos con ella y así mismo, pasa con cada año de vida que se nos regala.

Curiosamente encontré unas ideas sobre meditación en la que la naranja es la protagonista. Se trata de la meditación de la naranja. Me pareció perfecto compartir esto con vosotros para ayudarnos en estas últimas horas del año, a meditar, reflexionar y sacar conclusiones.

Este método de relajación y meditación consiste en coger una naranja y observarla, mirar bien su color, su textura, imaginar el naranjo y su entorno en el campo, pensar en la brisa del lugar, las gotas de lluvia cayendo sobre ellas o los rayos del sol penetrándolas. Así mismo la naranja se debe oler y dejar que su aroma nos evoque otros recuerdos, sentimientos o emociones entrañables. Así de a poco, seremos más conscientes de la fruta y de nuestro ser, de manera que parezca que el tiempo se haya detenido.

Seguidamente debemos pelarla despacio, coger uno de sus jugosos gajos y ponerlo en nuestra boca saboreándolo en todo momento. Ahora hemos conseguido ser plenamente conscientes de lo que estamos haciendo y del milagro del proceso de la vida. Cuando somos conscientes de las cosas que nos rodean, hacemos que éstas realmente existan y nos beneficien y podemos así ver todos los matices de una misma realidad, y comprobar que no todo es negativo.

Te invito a que tomes un ratito de tu tiempo y pruebes a empezar el 2016 con la calma y la serenidad que nos brinda una buena meditación de manera que comencemos un año cargado de aciertos.

Escribe un comentario