Naranjas

Redondo de Ternera a la Naranja. Asado Alemán

 

Creo que no existe nadie a quien no le guste y mucho, disfrutar comiendo un buen asado ya sea al horno o a la parrilla tipo barbacoa. Como ya entramos en los meses invernales, lo más adecuado en este tiempo es preparar el asado al horno para disfrutarlo en familia dentro de casa.

Hoy os dejamos esta receta denominada comúnmente “Asado Alemán” que se hace a base de ternera con un toque de naranja.

El redondo de ternera es el corte de carne de vaca que sale de la nalga externa. Es un corte compacto y uniforme que nos da una carne muy tierna. En Argentina, el redondo de ternera es llamado “peceto” y en otras zonas también se le denomina “pejerey”.

Si no encontramos ternera que sea lo suficientemente tierna o no nos gusta mucho, podemos probar a hacer la receta con cerdo o incluso pavo.

Ingredientes necesarios:

- 2,5 Kg. de Redondo de Ternera.
- Ralladura de Naranja (al gusto).
- 1 cebolla.
- 400 ml. de zumo de naranja
- 150 ml. de zumo de limón.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 2 hojas de Laurel.
- Sal.
- Pimienta
- ½ cucharadita de Pimienta negra.
- 2 cucharaditas de azúcar moreno.

Primeramente vamos a dorar la carne en una sartén por ambos lados con un poco de aceite. Pero antes debemos salpimentarla.

Precalentamos el horno.

En la bandeja del horno, ponemos la cebolla cortada a rodajas a modo de “cama” y encima colocamos el laurel, la pimienta negra y la carne ya dorada.

En un recipiente aparte, mezclamos bien el zumo de naranja y la ralladura con el zumo de limón, el azúcar moreno, la sal y el aceite. Vertemos un poco sobre el asado.

Horneamos a 180 grados durante aproximadamente 2 hora y media (hasta que esté muy suave). Vamos a ir rociando cada tanto el asado con la mezcla del zumo de naranja.

Una vez asada la carne, la colocamos en una fuente y colamos el jugo o salsa que se ha generado en la bandeja del horno. Ponemos esta salsa en una cazuela y la llevamos a ebullición durante cinco minutos. Podemos espesarla con un poco de harina pero con cuidado de que no se nos hagan grumos. Para evitar esto, en un vaso lleno hasta la mitad de agua fría, ponemos tres cuchaditas de harina y la disolvemos bien. Cuando la salsa ya haya hervido, vertemos el harina disuelta en ella y continuamos removiendo hasta que espese y logre la textura deseada.

Servimos las porciones de asado en cada plato con un poco de salsa bañando la porción.

Escribe un comentario