Naranjas

Gazpacho de Naranja

media naranja

Aunque la época del año donde más se acostumbra a preparar un buen gazpacho es el verano, es bueno incorporar en nuestro menú diario en cualquier época del año, esta sopa fría de gran tradición española.

Un gazpacho en definitiva es una mezcla de verduras y/o frutas crudas con agua, aceite y vinagre que nos aporta muchísimas vitaminas y minerales esenciales para nuestra salud. Es un plato ligero, sabroso, económico y muy sencillo de elaborar.

Existen multitud de recetas de gazpachos y aunque el más conocido es el típico andaluz, tenemos el gazpacho manchego, extremeño, y otros muchos que no siempre se sirven fríos.

Ideal para estos meses de otoño- invierno es cocinar un nutritivo gazpacho de naranja, una fruta de esta temporada que le aportará un toque muy diferenciador al plato tradicional y lo enriquecerá dadas las muchas propiedades de las naranjas.

Lo que necesitamos para el Gazpacho de Naranja son los siguientes ingredientes:

6 naranjas.
2 tomates maduros.
2 cebolletas de ensalada.
1 diente de ajo.
2 rebanadas de pan.
4 yemas de huevo cocidas.
Aceite de oliva virgen extra.
Vinagre de vino.
Sal.
Cilantro si se desea.

Primeramente coceremos los 4 huevos para –una vez pelados- separar las yemas. Para no desperdiciar las claras, podemos picarlas muy finas y colocarlas por encima del gazpacho a modo de decoración junto a unos picatostes crujientes si se desea.

Exprimimos las naranjas y colocamos el zumo en un bol.

Troceamos todos los ingredientes y los vamos añadiendo a este zumo de naranja recién exprimido. Recuerda lavar bien los tomates y las cebolletas antes de trocear.

Ahora con ayuda de una licuadora o barita, trituramos toda la mezcla hasta que el aspecto general sea la de un puré ligero.

Le añadimos la sal y un chorro de vinagre mientras que el aceite se lo vamos echando a medida que batimos manualmente el gazpacho.

Si vemos que aún tiene trozos de los ingredientes que no se han triturado bien, podemos pasar todo el gazpacho por un “chino” de modo que nos quede una sopa suave y fina que conserve todo el sabor y los nutrientes de los ingredientes pero sin ninguna molestia a la hora de comerlo.

Ponemos en la nevera el bol con el gazpacho de naranja resultante y se puede sacar para comer bien frío o a temperatura ambiente.

Para decorar, como ya hemos dicho, podemos poner por encima las claras picadas, algunas ramitas de cilantro, picatostes o cebolleta cortada en juliana muy fina.

¡Buen provecho!

Escribe un comentario