Naranjas

Almíbar de Naranja

¿Puede haber algo más delicioso y natural que un almíbar de naranja? Seguro que muy pocas cosas pueden compararse con ese sabor tan especial que le aporta la naranja al almíbar.

Este almíbar puede usarse para cualquier postre, como tipo sirope en un helado o coronando nata montada, para mojar bizcochos o por ejemplo para un esponjoso flan casero.

En pocos y sencillos pasos obtendremos un delicioso almíbar de naranja.

Para su elaboración necesitaremos:
Las cáscaras de 4 naranjas.
1 litro de agua.
1/2 kilo de azúcar.
1 poco de zumo de limón.

Para un almíbar básico, las proporciones siempre son el doble de agua que de azúcar. Esto es importante saberlo por si las cantidades que os acabo de ofrecer son demasiadas para vuestro gusto y queréis probar a realizar este almíbar con menos cantidad de cada ingrediente.

Debemos colocar en un cazo el agua con las cáscaras de naranja y dejar que hiervan. Es importante que el agua cubra completamente las cáscaras.

A continuación le echamos el azúcar y un chorrito de zumo de limón. El limón le dará un cierto toque de final agrio al almíbar además de aportarle brillo.

Dejamos hervir a fuego lento toda la mezcla hasta que el agua se haya consumido por completo. Es imprescindible no dejar de remover en ningún momento para que no se caramelice.

Una vez que la textura sea la de una mezcla espesa, retiramos las cáscaras de las naranjas y dejamos enfriar el almíbar antes de usarlo.
Podemos conservar perfectamente este almíbar de naranja en un frasco de cristal bien tapado en el frigorífico e ir usándolo a medida que queramos.

Escribe un comentario