Naranjas

Fertilidad y Naranjas

Varios estudios recientes han demostrado que el consumo regular de zumo de naranja y zanahoria nos aporta las necesidades diarias de vitamina C y betacarotenos que son nutrientes importantísimos para el buen funcionamiento de los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos potenciando así la capacidad reproductora de una pareja.

Cuando una pareja está formada por individuos sanos que no tienen a priori ningún impedimento físico para poder tener hijos, pero a pesar de los intentos no consiguen “embarazarse”, es necesario hacer unos pequeños ajustes en algunos aspectos de la vida diaria y los hábitos adquiridos para lograr ese objetivo tan deseado.

Son muchos los factores que influyen en la fertilidad tanto del hombre como de la mujer.

Desde mediado del siglo XX los avances científicos y tecnológicos han contribuido a mejorar nuestras vidas de una manera inimaginable tan sólo unos pocos años atrás, pero con estos avances, también ha venido el famoso “Stress”. Un agente autodestructivo que no existía apenas, hasta este momento y que nos influye en todos los aspectos de nuestra vida y como no, también en nuestra capacidad reproductora.

Un organismo estresado no funciona bien. No podemos relajarnos, meditar ni pensar con claridad, estamos ansiosos y no somos capaces de disfrutar con muchas pequeñas cosas muy importantes para nuestro bienestar.

Además del estrés, la vida moderna nos ha traído el tan peligroso sedentarismo. Si nuestras piernas no se ponen en funcionamiento, nuestro corazón tampoco funcionará como debería y esto produce una reacción en cadena en nuestro organismo que termina pasándonos factura tarde o temprano. Podemos ver a diario noticias de personas jóvenes y aparentemente sanas, que sufren de ictus cerebrales o infartos llegando incluso a perder la vida.

Somos seres holísticos, es decir, todo nos afecta a todo y no debemos olvidar en este repaso a los hábitos que nos perjudican en general y en particular menguando nuestra fertilidad, que la alimentación también juega un papel fundamental. Los especialistas en medicina, nutrición y dietética coinciden en afirmar el papel tan relevante que tienen nuestros hábitos alimenticios en la capacidad reproductora de una pareja.

Y no sólo nuestra alimentación afecta a nuestra fertilidad en lo que respecta a la producción de óvulos sanos y a la fabricación y movilidad del esperma, sino que también incide en casos de disfunción eréctil o regulación ovárica y en nuestro deseo sexual.

Por esto, unos consejos básicos para facilitar la concepción son, como hemos visto, evitar en lo máximo posible, el estrés, olvidarnos del sedentarismo y cuidar nuestra alimentación con la ingesta de alimentos naturales ricos en vitaminas como es el caso de la naranja con la que se pueden elaborar infinidad de platos nutritivos que ayudarán a que nuestro organismo esté fuerte y sano.

Escribe un comentario