Naranjas

Tapa de Albóndiga con Naranja

Entrados en el verano, poco nos apetece cocinar y menos sentarnos a comer platos pesados y muy calientes. En este tiempo disfrutamos con otra clase de cocina con platos frescos, más ligeros y prácticos tanto a la hora de elaborarlos como de comerlos.
Una alternativa muy buena, es comer a base de tapas y esto podemos hacerlo en nuestra propia casa sin necesidad de tener que “tapear” en un bar.

Las tapas hoy en día, son auténticas obras de arte culinarias, una cocina en miniatura que cuenta con todos los elementos para ser una comida nutritiva, sabrosa, divertida y muy atractiva y apetecible. El origen de esta forma de servir porciones pequeñas de alimento, dicen que proviene de la época del Rey Alfonso X El Sabio que debido a una enfermedad que padecía, sólo podía comer raciones muy pequeñas de alimentos ayudándose con un poco de vino. En la actualidad, las tapas o pinchos forman parte de la cultura del pueblo español y sobre todo en la última década, hna ido adquiriendo una gran relevancia en la cocina típica española llegando a ser en algunos casos, una abstracción de los platos caseros más tradicionales.

Por esto, queremos presentaros una tapa para que podáis hacer en vuestras casas de forma totalmente casera y con un toque sofisticado: una tapa de albóndigas con naranja.

Si hay una carne que combina perfectamente con la naranja, esta es el cerdo. Os aconsejamos que compréis para elaborar las albóndigas, carne picada de cerdo y si queréis matizar el sabor, mezclarla con carne picada de ternera.

Procederemos a realizar las albóndigas como mejor prefiramos. Una manera muy fácil es batir un huevo, echarle sal, pimienta, un diente de ajo bien picado y añadirle la carne picada y un poco de pan rallado (1 huevo por cada 500 grs de carne picada). Mezclamos todo bien y vamos añadiendo más pan rallado hasta que veamos que podemos manipular sin problemas la masa en forma de pequeñas bolitas. Si queremos hacerlas más sabrosas, también podemos realizar previamente un buen sobrito con cebolla y pimientos, etc., así como ponerles también queso rallado y añadir todo luego al huevo batido y seguir el resto del procedimiento igual. Pero si pensamos en los pequeños de la casa que muchas veces son reacios a los sabores más fuertes y a encontrarse “cositas” en la comida, es bueno hacerlas más sencillas para que los niños coman sin problemas unas albóndigas caseras a su gusto. Muy bueno es también, dejar que nuestros hijos nos ayuden a darle forma a las albóndigas de manera que viéndose como auténticos cocineros y familiarizándose con los ingredientes, coman mejor el plato terminado.

Una vez que hayamos hecho las bolitas de carne picada, las pasamos por harina y las freímos hasta que estén doradas y las retiramos sobre una fuente con papel absorbente de manera que absorba éste el exceso de grasa.

Por otro lado, pelamos una naranja y la cortamos en dados (si tiene pepitas hay que quitarlas). Podemos espolvorear los tacos de naranja con un poco de azúcar para crear un mayor contraste.

Preparamos unos palillos de madera largos de los que normalmente usamos para hacer brochetas, y pinchamos en ellos las albóndigas intercaladas con los tacos de naranja. Si preferimos, podemos cortar los palos a la medida que queramos para hacer más práctica la forma de comer esta tapa. Servimos a la mesa nuestras tapas de albóndigas con naranja acompañadas por ejemplo, de una buena ensalada de centro, y a buen seguro será este un plato veraniego que gustará a todos.

Foto | Las Recetas de Aurora

Escribe un comentario