Naranjas

La Naranja Mecánica

La Naranja Mecánica

Probablemente esta generación apenas habrá oído hablar de La Naranja Mecánica a no ser que haya estudiado alguna asignatura de cine. La Naranja Mecánica es una película producida en 1971 por el director inglés Stanley Kubrick, cuyo argumento se basó en el libro de Anthony Burguess del mismo nombre.

Hoy en día como les digo, esta película es objeto de estudio y análisis en las universidades donde se enseña cine puesto que está considerada una obra maestra del cine de ficción que ha encumbrado a Kubrick como un verdadero genio del cine.

En el año de su estreno (1971), en la academia británica, fue nominada a siete premios; en Estados Unidos obtuvo cuatro nominaciones al Óscar por mejor película, director, montaje y guión adaptado, 3 nominaciones a los Globos de Oro y en el Círculo de Críticos de Nueva York fue nominada como Mejor Película y Mejor Director.

Se trata de un film de ciencia ficción satírica futurista ambientada en la Inglaterra de un supuesto 1995 visto con los ojos de alguien que empezó a rodarla en 1965. La cinta tiene una duración de 137 minutos en los que la música de Beethoven y la violencia extrema de un sátiro seudo psicópata, pone los pelos de punta al espectador.

La Naranja Mecánica fue altamente censurada en el Reino Unido prohibiendo su emisión y venta y alquiler de la cinta durante 30 años. En varios países del resto del mundo también fue considerada como película X aunque como siempre, tanta prohibición y censura, hizo que el film tuviera muchos más adeptos que los que se pretendían desde las autoridades y llevaron a que esta película a ser considerada de culto y como no, a la obra de Beethoven al top de ventas.

Personalmente, la película me parece escalofriante y desagradable aunque retrata la perversión a la que puede llegar un ser humano (y dicen que la realidad siempre supera a la ficción). Probablemente Burguess, el autor de la novela, imaginó viendo como evolucionaba la sociedad de los años 60, que a finales del siglo XX, tantos avances, libertades, pérdida de valores y el mismo materialismo e individualismo, podrían trastornar a un hombre sin que ninguna teoría psicológica pudiera hacer nada por él.

El protagonista de La Naranja Mecánica, llamado Álex DeLargue, es tan sólo un crío de 17 años con un gran carisma que oculta una cara sórdida y un compendio de oscuros deseos dañinos mezclados con deseos sexuales desenfrenados y violentos. Después de cometer una serie de graves delitos es encarcelado y ahí se expone a un tratamiento psicológico conductista para poder ser rehabilitado aunque sin ningún éxito. Evidentemente ante este panorama, es normal que sobre todo en la sociedad de la época se hablara de ella como un mal ejemplo a la juventud por tratarse de un film deshumanizado y exageradamente agresivo.

Desde mi punto de vista, después de asistir a las barbaries que vemos en los telediarios constantemente, y a la vista de otras películas rodadas que se basan en pura violencia sin escrúpulos, la barbarie reflejada en La Naranja Mecánica, se ha quedado casi insignificante aunque a pesar de esto, no os la recomiendo.

Escribe un comentario