Naranjas

Cuentos – El Amor de las Tres Naranjas

El amor de las tres naranjas

Hoy os traemos un antiguo cuento italiano (algunos afirman que chino) sobre un príncipe y una maldición, seguro que os gustará:

Había una vez un rey y una reina que deseaban tener tanto un hijo, que prometieron a todos sus subditos que si conseguían concebirlo, al nacimiento de este, regalarían a todos los pobres que lo solicitaran un saco de harina, una botella de aceite y una ollita de miel.

Hecha la promesa, el niño nació y todos los pobres tuvieron su comida. Pero cuando el niño tenía 7 años, llegó una viejecita alegando que no se enteró de la promesa realizada por el rey en su momento y pidiendo su parte ahora. Sin ningún inconveniente el rey le dió a la mujer el regalo prometido y cuando está estaba a punto de marcharse ocurrió el desastre. El joven principito jugando rompió la botella de aceite y desparramó toda la miel por el suelo, cosa que enfureció a la vieja que le echó una maldición.

‘El príncipe no encontrará la felicidad hasta que no encuentre el amor de las tres naranjas‘.

El tiempo pasó, y el joven principe (llamado Bernardo) cumplió los 16 y empezó a notar una dicha en el corazón y el peso de la soledad, así que decidió salir en busca del amor de las tres naranjas.

En su aventura, Bernardo se encuentra con mucha gente pobre con la que comparte su comida, pero nadie sabe decirle nada sobre el amor de las tres naranjas. Aunque un buen día se encuentra con una viejecita muerta de hambre. Bernardo no tiene ningún problema en alimentar a la pobre mujer y ella a cambio le da tres madejas de hilo (una amarilla, una verde y una roja) y le indica donde encontrar el naranjo mágico donde encontrar a las tres naranjas y posiblemente el amor.

Para llegar a su destino, nuestro joven príncipe tiene que atravesar varias pruebas. Un campo de hormigas carnívoras, un bosque lleno de anímales feroces y por último una serpiente con siete cabezas. Para Bernardo fue fácil superar las pruebas, ya que solo tuvo que alimentar a las besitas para que le dejaran pasar.

Finalmente llegó a un jardín dónde encontró al naranjo mágico que estaba custodiado por 3 gigante dormilones y sigilosamente pasa por encima llegando a su objetico. De repente apareció un anciano que le dio un único consejo ‘tienes que alimentar el amor para que este sobreviva y no puedes abrirlas hasta que hayas llegado al pozo mágico’ después el principió cogió las tres naranjas y emprendió el camino de vuelta.

Los gigantes despertaron y lo persiguieron, pero gracias a las madejas de hilo, el principe pudo escapar. La amarilla se convirtió en una fila de arbustos llena de pinchos, la verde en una selva llena de lianas y vegetación y la roja en brasas al rojo vivo y no permitieron abanzar más a los gigantes que se volvieron por donde habían venido.

Bernardo tiene muchísima sed así que sin hacer caso al anciano, decide abrir la primera naranja, la que se convierte en una joven doncella hermosa que tambien tiene sed, como Bernardo no tiene nada que ofrecerle esta se convierte en polvo.

Bernardo consigue agua y comida, así que decide abrir la segunda naranja, una segunda preciosa doncella aparece, Bernardo le ofrece su agua y su comida, pero como no han llegado al pozo del que le habló el anciano la segunda doncella también se convierte en polvo.

Una vez Bernardo llegó al pozo mágico abrió la tercera naranja, y a pareció la mujer a la que había estado esperando toda su vida, una joven doncella preciosa, graciosa, sensible y encantadora que le juró amor eterno. Al darle el agua del pozo mágico, la doncella sobrevivió, y el principe prometió casarse con ella. Le pidió que lo esperara al lado del pozo mientras el iba a buscarle una carroza con la que poder llevarla al castillo.

Mientras el príncipe se dirige a buscar el carruaje, una bruja mala le clava un cuchillos en la espalda a la doncella al pozo (conviertiéndose esta en un magnífico pez) y se disfraza con sus ropas. El príncipe vuelve y sin percatar el engaño lleva a la bruja al castillo y se casa con ella. La bruja no quedando contenta con que la doncella siga viva, pide que la pesquen y se la cocinen. De las espinas del pescado muerto salió una preciosa mariposa que se podó en la rodilla del príncipe. Bernardso se percató que esta tenía una pequeña aguja clavada en la espalda y se la quitó, y la mariposa se convirtió en la joven doncella amada.

La bruja se murió del susto y el príncipe y su princesa fueron felices y comieron perdices.

FIN

Vía | L’Elefant Trompeta

2 Responses to “Cuentos – El Amor de las Tres Naranjas”

  1. Jo-Anna De Jesús-Martínez said:

    may 01, 13 at 5:31

    En le Caribe se conoce una version parecida pero no hay ni gigantes, ni hambre. Es el cuento de Torojita flor de Azahar.

  2. Alka Rajo said:

    jul 23, 15 at 21:00

    El amor de las tres naranjas (título original en ruso, Любовь к трём апельсинам, Lyubov’ k tryom apel’sinam) es una ópera satírica en cuatro actos y un prólogo con música y libreto en ruso de Sergei Prokofiev. Lleva como número de Opus el 33. También se conoce por su título en francés L’amour des trois oranges. La traducción más precisa del título sería El amor por tres naranjas, pero el título más conocido es quizás El amor de las tres naranjas. Se estrenó en Chicago el 30 de septiembre de 1921, usando un libreto en francés traducido del original ruso basado en la obra italiana L’amore delle tre melarance de Carlo Gozzi.


Escribe un comentario